Derechos humanos y charlatanes de feria. Atrio.org XLVIII

Publicado en por Miguel González

payaso.jpg

 

 

“De nuevo la Iglesia católica contra los derechos humanos”. Podríamos estar ante la afirmación de una persona afectada por una indigestión de código da vinci o cualquiera otra mentira al uso. Podría tratarse de alguna persona decente aunque extraviada por las secuelas de ciertos grupos que reivindican otra Iglesia posible con una mano, mientras con la otra trabajan para derribar piedra a piedra el edificio de la Iglesia realmente existente porque según ellos Jesús no fundó ninguna Iglesia.  De lo cual se desprende el poco respeto que se tienen al defender, con ese desparpajo,  una cosa y su contraria.

 

Pero no estamos hablando de una persona inocente. Quien así perora, bocacea, farfulla, despotrica, desbarra,  es un sujeto para quien los derechos humanos pasan por la eliminación de inocentes en masa y por capricho. Y esto a través de una estrategia de ocultación que hace abuso de eufemismos y demás mentiras,  como llamar “interrupción voluntaria del embarazo” a lo que no es sino la eliminación pura y dura de un tercero. Inocente e indefenso, para más señas.  Y con toda esa barbarie que ellos llaman progreso, individuos tan poco recomendables como el que nos ocupa,  se refieren a unos supuestos “derechos sexuales y reproductivos de las mujeres”. ¿Hay quien dé más?

 

Pues sí, un tal Juan José Tamayo, defensor de teologías pretendidamente liberadoras pero que en la realidad propugnan el totalitarismo en todos los ámbitos de la vida, perpetra hoy en Atrio.org otra de sus andanadas contra la jerarquía eclesial porque le sale de gratis y porque así gana puntos entre la parroquia de progres despeñadores oficiales.

 

¿A qué nivel de bajeza moral, corrupción intelectual y pérdida de papeles hemos llegado para que unos sujetos que propugnan la eliminación cobarde de inocentes se atrevan a referirse a esa barbaridad del aborto como derechos humanos y no se les caiga la cara a trozos?

 

Así como en el pecado está la penitencia, también en la osadía culpable y falta de luces de algunos está su propia desacreditación. Como el chiste: estos no necesitan vigilancia, lo que necesitan es protección: ellos solos se descalifican con sus bravuconadas barriobajeras y con su comportamiento cómplice descarrillan del tren de la historia.

 

Miguel González

 

Sigue

Etiquetado en Aportaciones

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
M


El aborto es lo más monstruoso que practica el ser humano moderno. Y las "monstruas" estas tienen la poca vergüenza de hablar de derecho a matar.



Responder
T


Es como si a la esclavitud se la hubiera llamado ·derecho del señor a decidir o a disponer" o algo así.... 



Responder