Mea culpa. Atrio.org LVIII

Publicado en por Miguel González

progresismo-en-accion.jpg

 

Algunos, que de ordinario se dedican al insulto y la descalificación sin paliativos dirigidos a los miembros de la Iglesia, entonan hoy el mea culpa. Sí, cada día insultan tanto a los de arriba a quienes llaman falsos pastores como a los de abajo a quienes tachan de borregos. Hoy afirman cosas como esta: Yo creo que en la Iglesia, incluido la mayor parte del clero, no hay tanta mala idea como a veces le atribuimos; y lo mismo podemos decir de la masa popular que asiste a misa todos los domingos, e incluso la inmensa mayoría de miembro que conforman los movimientos neoconservadores”.

 

¿Será que hoy es sábado y están de buen humor? ¿Será un espejismo? Pues no hay más que leer unos cuantos párrafos más abajo para encontrar lo de siempre; esa misma criatura que dice lo anterior, añade después: "los movimientos conservadore son acríticos, dóciles, rutinarios, sumisos… Y pone el colofón:  “Hagamos lo que creemos debemos hacer  para construir otra iglesia y no malgastemos energías inútilmente”.

 

Y luego algún ancianito adolescente insiste en lo mismo, adrezado con algunas frases del evangelio y tras coincidir con la barbaridad de fondo de la reflexiva atriera. 

 

O sea que el objetivo es la construcción de otra iglesia previa destrucción de la existente. Donde no hay no se puede pedir nada. Quienes tienen una visión dogmática, totalitaria y excluyente son los sujetos de foros tan deplorables como atrio.org.

 

Tanta reflexión para volver, como jaco de noria al punto de partida: al insulto, la falta de respeto, el fanatismo y la nadería. Más valdría que pidieran perdón por apuntarse a las ideologías de muerte.

 

Miguel González

 

Sigue

Etiquetado en Aportaciones

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
A


Ese sería el verdadero me aculpa que tendrían que entonar, tanto funambulismo y luego van y la cagan en un tema de tanta importancia como la defensa de los inocentes. Ya lo decía Jesús: no se
puede estar con Dios y con el diablo.



Responder