Tragaperras. Atrio XXI

Publicado en por Miguel González

tragaperras

 

Todo el mundo conoce esas maquinitas para el juego a las cuales tú le echas euros y ellas te prometen más euros. Algunos actúan tal que así. Es un negocio a dos bandas, en comandita. Si te expulsan de la institución, tranquilo que te acogemos en uno de los establecimientos que controlamos donde, mientras sigues enredando, no te faltará el pan. De vez en cuando tendrás que echarnos tú una mano a nosotros y en paz. Contraprestación y pago de servicios, que se llama a eso. Tal vez alguna subvención...

 

Y ahí tenemos, de vez en cuando,  a los teólogos y curas revoltosos con su predicar itinerante para pagar los servicios prestados. Cada cierto tiempo y siempre que la necesidad apriete, aparece un teólogo apartado de sus responsabilidades por listillo, o por estar más “pallá” que “pacá”, y que tiene suerte de que la Iglesia no actúe como cualquier organización o hace ya siete calles que habrían sido expulsados de la Iglesia por indisciplina, o sea por insolidaridad. Su misión principal es incordiar, crear confusión entre la gente, dar la idea de que en la Iglesia hay unas personas (ellos) “buenas”, más “cercanas” al pueblo que están dispuestas a dorarles la píldora con tal de que se dejen embaucar por unos sosos titiriteros, y en el otro rincón del cuadrilátero hay una jerarquía cavernícola que está desfasada y además ha falseado el mensaje de Jesús. Curiosas las dos varas de medir que utilizan los expulsados por desleales, de tal modo que lo que en cualquier organización o partido político comprenden como disciplina de partido,  en la Iglesia lo llaman falta de democracia y traición.

 

A estos cristianos que se hacen llamar progresistas (para que sepamos de qué pie cojean) les sacan en procesión por los medios (media) que están concebidos para enredar y no para informar y allí que se van estas criaturitas a repetir las mismas consignas, tontadas y simplezas que han esparcido desde hace décadas. Se prestan gozosos a la práctica de la dramatización, que es otra tragaperras. Caiga quien caiga. Menos sus amiguetes, claro, con los cuales han establecido un contrato tácito de apoyo mutuo.

 

Pero, además, en Atrio.org tienen un cepillo. Sí, una cuenta corriente a la que se puede contribuir para mantener el chiringuito y que el administrador hace sonar de vez en cuando para que no decaiga. Yo habría ingresado mi parte de haberse tratado de un foro libre de debate serio. Pero ni foro, ni serio, ni de debate ni mucho menos libre.

 

Lo de las tragaperras es más antiguo que el mear.

 

Miguel González

 

Sigue

Etiquetado en Aportaciones

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
M


Esperpéntico el espectáculo que dan. ¿Este administrador no será un chusquero que se busca la vida a cuenta de los paganos?



Responder
M


jajajaja Les molestaba Miguel González y ahora tienen a varios Miguel González.


Eso les pasa por querer poner puertas al campo.  Pobre pepito tocalpito, ya ni sus fans salivan.



Responder
M


jajajaja No conozco de nada a Danivalero y a Llopis Raimon. Mi enhorabuena para los dos.  Falta poco para que les hagan una encerrona y procedan al linchamiento preceptivo, marca de la casa
de un lugar tan poco recomendable como Atrio.org. Mientras llega el momento, como me ocurrió a mi mismo y a tantos otros, se divierten. La morralla progre se lleva unos disgustos... Es lo malo de
basarse en consignas y creerse blancanieves.



Responder
M


Ahora el mendaz teólogo ateo se dedica a descalificar a Danivalero. No pueden remediar que su profesión es el linchamiento de quienes no piensan como ellos. Estigmatizar para demostrarle al mundo
que los más soplagaitas son los más auténticos.


 


Menuda panda. 



Responder
M


Son patéticos en su afán inútil de querer poner puertas al campo. 



Responder