No incluir a Dios en el diccionario. Atrio.org LXXX

Publicado en por Miguel González

CreesenDios
Fue Wittgenstein, tan de moda entre quienes seguramente nunca le han leído pero le citan por epatar, quien dijera en su Tractatus aquello tan repetido: “De lo que no se puede hablar, hay que callar”.
 
Digo esto porque en Atrio.org, alguna persona o personalidad amiga de la teología de la liberación propone que no se incluya a Dios en el diccionario, pero sí a Jesús. Los motivos aducidos tienen un sello marcadamente wittgensteniano; resuenan a él.
 
Es sabido que todo tema admite varios niveles de reflexión,  análisis e interpretación y que algo que puede ser aceptable en un nivel no invalida por ello las conclusiones de otro u otros niveles. Además si se elimina a Dios del diccionario ¿a qué se dedicarían los teólogos? Los de la teología de la liberación ya lo sabemos: a la sociología, al ecologismo, al cambio climático, a las ong…, y, en definitiva, a los beneficios que conlleva el totalitarismo en la sociedad.
 
El ser humano se hace preguntas y formula sus propias respuestas desde la noche de los tiempos No hay tema que se le resista y si sus respuestas no le satisfacen plenamente o incluso aunque le satisfagan, preguntará a otros cosas como, ¿quién es Dios? ¿Qué posibilidades tenemos de conocer siquiera sea un porcentaje mínimo de su esencia? Y mil preguntas más de parecido jaez. De manera que en la entraña del ser humano está hacerse preguntas de tal manera que podríamos definir al ser humano (el hombre) como aquel que se hace preguntas. El gran ignorante (Sócrates, es decir, todos nosotros) quiere saber y para ello (se) pregunta, explora, investiga, fisgonea...
 
Pero es que, además, al proponer sacar del diccionario a Dios y mantener en él a Jesús están declarando uno de los errores graves de la teología de la liberación que hace de Jesús un icono revolucionario prescindiendo de su divinidad. Por la boca muere el pez.
 
Sólo hay que observar cómo Jesús se retiraba a hablar con su “papá” y cómo enseñaba a sus discípulos la manera y la conveniencia de dirigirse a él para comprobar que Dios está perfectamente ubicado en el diccionario y además es imposible que no lo esté. Que Dios se concrete y resuelva en el Cristo no quiere decir que se reduzca al Jesús histórico, aniquilación de Dios incluida, como proponen algunos extraviados.
 
¿Quién es Dios? Otra cosa es que cualquier definición de Dios sea insatisfactoria y no agote el tema. Balbuceo legítimo de seres que buscan y que no tienen todas las claves en su mano.


dios.jpg

 

Miguel González

 

Sigue

Etiquetado en Aportaciones

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
L


Tienen la cabeza podrida. Estos solo hablan de Marx y del cambio para sus amigos y de bobadas y manías persecutorias. Las quejas continuas del feminismo extremo me producen rechazo ya. Menos
cuento y a trabajar. Yo creé mi propia empresa y doy trabajo a 15 personas más. Y he prohibido el lloriqueo mujeril en mi empresa. Aquí se viene a trabajar y no a quejarse por el pasado que ya no
existe.



Responder
O


Se pasan la vida de ocurrencia en ocurrencia y tiro porque me toca. Como usted dice, saltimbanquis sin fronteras



Responder