Los más listos de la clase. Atrio.org C

Publicado en por Miguel González

Lo dice uno de los ancianos adolescentes de Atrio.org al que conocí hace 30 años pero que ahora compruebo que está más extraviado que nunca: “me adhiero a lo que José Mª Castillo nos presenta con toda claridad en su Humanización de Dios: Cuanto menos religión (cristiana y no cristiana) haya de la que hay, más cristiana podrá ser la humanidad”.

 

Fidel-Castro-Judio.jpg


Son amigos de oxímoron y de antítesis. A la tentación se la vence cayendo en ella y otras ocurrencias a la altura de los personajes. Son así de graciosillos. Ex curas, ex teólogos, ex todo. Por lo tanto, cuanto menos religión cristiana haya, más cristiana será la humanidad. Viva la inteligencia (emocional). Por si alguien tenía alguna duda sobre las verdaderas intenciones y la dedicación a tiempo completo de estas criaturitas tan evolucionadas: la destrucción de la religión católica. Y luego alguien pretende que son una de las variadas sensibilidades dentro de la Iglesia (cristianos progresistas se hacen llamar ellos) y que hay que respetarlos. Tonterías, las justas.

 

Y, claro, hay que referirse de inmediato al tipo de humanidad más cristiana que estos individuos desean implantar, porque alguien podría ser abducido por el canto de sirenas de la indigencia intelectual que también se da entre personas supuestamente formadas y con ascendiente espiritual: las notas distintivas son la aceptación gozosa de excentricidades y salvajadas como el matrimonio homosexual, el aborto, el relativismo extremo y demás lacras progresistas de los sin valores a las que los listos se adhieren con fruición.

 

Esto es todo lo que dan de sí los angelitos del infierno, los listillos de la clase, quienes miran por encima del hombro toda manifestación profunda de religiosidad que no coincida con la suya que de tanto relativizar se les ha quedado en nada. Y eso ofrecen: vanidades.

 

Y para acabar con la religión católica organizan congresos de teología. Todo tiene su explicación.

 

Miguel González

Etiquetado en Aportaciones

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
J


Son juegos de palabras con los que disfrutan mucho. Sí: se ha quedado para fabricar titulares para el enemigo. Hace falta una limpieza o como usted dice, una buena fumigada.



Responder
C


Siempre me parecieron sospechosos estos individuos que siempre tienen una crítica en la boca. Criticar es lo más fácil del mundo. Hasta el
más tonto hace relojes con eso. Cualquiera que pasaba por allí es capaz de ver fallos en los otros. Todos tenemos fallos. Pero las cosas se pueden ver desde fuera y desde dentro y estos, obvio
es, ven las cosas desde fuera. Por ejemplo ¿a que no han dicho nada de la concesión del Premio Príncipe de Asturias a Manos Unidas que es una organización de la Iglesia?  Es una grandísima
asociación que hace mucho bien pero estos están enfrascados en otra guerra que podemos llamar "la guerra de los mundos", que pasan del tema. Estos se han quedado embarrancados en el socialismo
que fue y es una lacra para la sociedad pero que ellos, identifican con Jesús. El evangelio es mucho más radical que cualquiera otra cosa pero estos siguen atrapados en el
marxismo.



Responder
M


Cuando conocí su blog pensé que lo que decía no era para tanto. Pero hoy debo reconocer que tiene usted razón. No son de fiar estos disfrazados de cristianos.



Responder
M


Hay un analfabeto en el foro de los atridas que para más señas se hace llamar teólogo ateo que es  una forma de rizar el rizo como otra. Pues bien, el sujeto se lamenta de que la Iglesia en
2000 años no ha evolucionado. Tiene "jeta" el susodico que propone como señal de "avance" el aborto. Hay más barbaridades pero baste ese botón para calificar a la criatura. 


Llevamos, pues, 2000 años de atraso porque esta Iglesia sigue defendiendo la vida, por ejemplo y no hay manera de que transija con las ocurrencias progres y se dedique a ordenar sacerdotas y
sacerdotitos y así demostracía su afán por estar a la altura. Ya sabemos que estos están haciendo el pino todo el día y ven las cosas al revés: a lo alto llaman bajo y al bajo, alto.


 



Responder