Lamerse las heridas. Atrio.org XCVI

Publicado en por Miguel González

Los atridas están disgustados con el manifiesto final del congreso de teólogos expedientados y ramonean lamiéndose las heridas. Encuentran el escrito sin garra que traducido al castellano quiere decir que no insulta lo suficiente a la jerarquía de la Iglesia, según nos tienen acostumbrados.

 

profetas.jpg


Viví las primeras reacciones de los responsables de la Iglesia respecto a los promotores de la teología de la liberación. Por aquél entonces yo estaba en el otro lado. También yo fui abducido por las nuevas ideas y las medidas que se empezaron a tomar hace 30 años me entristecieron, pero hoy, con la perspectiva histórica y los esperpentos que se han visto por doquier, me alegro de que la mayoría de los ideólogos del invento que bebía del marxismo y otras aguas pútridas, hayan sido apartados, amonestados, etc., y estén criando malvas por ahí. Algunos han sabido darse cuenta del error y han vuelto al buen camino.  Que hubo excesos es innegable y que esa dinámica conducía a más excesos, no cabe duda.

 

La teología de la liberación ha perdido mucho desde que no tiene el referente que la parió. Y no cabe duda de que los del congreso son todos deudores de esa teología que prometía mucho y se quedó en nada. 

 

Miguel González

 

Sigue

Etiquetado en Aportaciones

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
M


Ha sido declararse el juego y todo esto se les ha ido al traste. Ya no es lo que era y espero que pronto se acabe tanto experimento fantasioso. Hay tantas facciones que es imposible sacar nada en
claro. Por eso tampoco están de acuerdo unos con otros, los milikitos con los militares. Parecen ETA.



Responder