La alternativa cristiana. Atrio.org XXXVI

Publicado en por Miguel González

cantaro.jpg

 

He aquí el cuadro que prometí ayer: quienes critican de manera implacable y con odio indisimulado y visceral a la jerarquía de la Iglesia hasta propugnar su desaparición:

 

Primero, son todos de una misma cuerda ideológica.

 

Segundo, propugnan un sistema de vida, el socialismo totalitario, caduco y fracasado pero que coincide en su canto de sirenas con lo que consideran de manera simplista que fue el primitivo cristianismo.

 

Tercero, relativizan hasta el destierro la dimensión espiritual, religiosa, íntima, sagrada, mistérica, esotérica, profunda del ser humano y desdeñan, devalúan o simplemente rechazan los ritos, símbolos, celebraciones, etc., para sustituir todo ello por un fraternalismo edulcorado y falso de lo que pudo haber sido y no fue y unas prácticas de vía estrecha y cortas miras.

 

Cuarto, coinciden hasta la náusea con quienes desean abolir todo resto de religiosidad de la faz de la tierra para sustituirla por medidas de corte totalitario, como el aborto, la eutanasia, el relativismo extremo y otras barbaridades de parecido jaez.

 

Quinto, han mimetizado hasta el ridículo maneras, expresiones, formas de organizarse y en general de ver la vida de grupos de izquierdas que nada tienen que ver con Jesús de Nazaret, ni con lo que representa aunque a algunos les parezca que son uña y carne. De tal modo que unas veces Jesús fue un hippie, otras un comunista, una tercera, feminista radical, cuarta, un afeminado, y por fin,  un antisistema de tres al cuarto. O todo junto para que el combinado sea más explosivo.

 

Sexto, confunden progreso, positivismo y avance con toda propuesta u ocurrencia siempre que venga de cualquier cuartel general de quienes llaman progresista, abracadabra que para ellos es el bálsamo de fierabrás que cura todo mal social, obviando las atrocidades que genera.

 

 

Todo esto viene a cuento de los Kung, los Boff o de cualquier otro icono progre de los ligeritos de cascos. No hay alternativa en toda esta gente y sí mucha pataleta de quienes se consideran poco valorados en la Iglesia y mendigan desempeñar una más alta responsabilidad en el organigrama. O al menos, alguna tarea… Pataletas y enmiendas a la totalidad desde una pretendida pureza de sangre que simplifica la historia de la Iglesia con consignas que son falacias demagógicas y para ello “congelan” frases y hechos de Jesús a conveniencia. La llamada alternativa cristiana es un viaje a ninguna parte con nulo efecto sobre ninguna masa crítica.

 

P.D. Están entretenidos con "el hombre del cántaro" del que afirman que fue el primer gay (del paraguay) contemporáneo de Jesús. Tanto va el cántaro a la fuente... No hay por dónde tomar en serio a estos de la guarida de los indeseables

 

Miguel González

 

Sigue

Etiquetado en Aportaciones

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
M


Muy de acuerdo, Jesús Antonio: “Jesús estaba plenamente unido al Misterio”. Eso es: por eso mismo Jesús no participaba de ninguna estrategia de baja
intensidad, es decir, de ninguna martingala de las ideologías propugnadas por los grupos de su tiempo. Jesús veía con clarividencia la voluntad de su Padre y actuaba en consecuencia. Y por lo
tanto sorprendía a tirios y a troyanos. Ahí es donde han desbarrado todos los grupos supuestamente regeneracionsitas o progresistas a lo largo de la historia.


 


Clara como el día, sí: “amar incondicionalmente a los hermanos, especialmente a los más débiles y necesitados”.  Pero hasta de esa incuestionable declaración de intenciones hacen algunos una tea para incendiar el mundo y querer despeñarlo hacia el
totalitarismo.  No todo vale, no todo lo que se fundamenta en una gran verdad es verdadero; un buen diagnóstico no garantiza un adecuado tratamiento.
Hay que llevar cuidado con declaraciones tan amplias, tan sencillamente sentidas, tan ética y estéticamente ciertas que sirven de coartada a quienes se metamorfosean para encubrir sus propósitos
indecentes y espurios. Por supuesto que no me refiero a usted, Jesús Antonio, es una reflexión que me hago al hilo de sus palabras.


 


Y sí, el cuerpo se nos queda bien porque eso es lo que hemos aprendido desde siempre, esa prístina verdad ha viajado por el territorio de la memoria de
todos y está bien enraizada en nuestra tradición cristiana como principio y fin de la religión católica y como cuenta la vieja (tan sencilla pero tan verdadera) de nuestro más íntimo
sentir.


 


Pero como de verdad en verdad también se puede recalar en la mentira, es decir, como el camino del infierno está empedrado de buenas intenciones, siendo
cierto su colofón que dice que “al Dios de Jesús, -si hacemos eso-, lo que menos le puede importar es a qué religión o ateísmo pertenecemos”,  no es
menos cierto que no da lo mismo pertenecer al grupo de Jesús que a la partida de Barrabás; que no es lo mismo seguir las prácticas de Jesús que la estrategia de la violencia celota; no es lo
mismo bendecir que maldecir, tirar piedras que recibirlas en la cara, vejar e insultar que salir en defensa;  ni es lo mismo apoyar a quienes quieren
desterrar todo resto de religiosidad de la tierra a la vez que perpetran atrocidades como el aborto,  que caminar codo con codo con quienes luchan
contra todo eso. En teoría da igual si uno es ateo o creyente, pero en la práctica no a igual porque en la vida las cosas van unidas como cerezas y va a ser difícil quemar iglesias, insultar a
todo el que reza y ser una hermanita de la caridad que se preocupa por los más débiles ¿los no nacidos son los más débiles? No creo en brujas.


 


Un saludo y bienvenido a un espacio de debate libre en el que no hay miedo a contrastar opiniones enfrentadas.



Responder
J


¡Gloria al Misterio Indecible que es y está en todo! Jesús estaba plenamente unido a El, y veía con clarividencia su voluntad. La Buena Nueva de Jesús (el Evangelio), a la luz del corazón, solo
tiene una -y solo una- interpretación, y esta es clara como la luz del día "Hacer el bien sin esperar nada a cambio. "AMAR INCONDICIONALMENTE A TODOS LOS HERMANOS, ESPECIALMENTE A LOS MÁS
DÉVILES Y NECESITADOS". ¿Cómo se nos queda el cuerpo? Ah! a Jesús, y al Dios de Jesús, -si hacemos eso-, lo que menos le puede importar es a qué religion o ateísmo pertenecemos.



Responder
M


Pretenden hacer de la Iglesia una ONG y reducen la dimensión espiritual a su  mínima expresión. Quien va con un cojo...



Responder