La alternativa. Atrio.org XC

Publicado en por Miguel González

esperpento2.jpg

 

Si estos personajetes que se autodenominan Iglesia de base no lo fueran de opereta y merecieran algún respeto podríamos hasta contemplar la posibilidad de considerarlos una alternativa a la práctica oficial de la Iglesia. Amantes como son de los oxímoron para declarar sus posiciones, lo que demuestra su endeblez, utilicé con ellos un oxímoron para definirlos: ancianos adolescentes. Son la mayoría de ellos ancianos y adolecen de muchas cosas.


 esperpento3.jpg


Una verdadera alternativa (ahora que está de moda el chiquilicuatre sindical) se baila así:

 

Primero, una vida espiritual acendrada por la oración, y quienes sean capaces, oración contemplativa, la oración del corazón. Quien no llegue ahí, pues oración de repetición, celebración,  pero no de manera rutinaria sino poniendo el corazón en cada palabra. Jesús se retiraba a orar, no era un “contemplativo en la acción política”, como algunos botarates proponen. Contacto frecuente con “el Padre que ve en lo secreto” y menos gaitas. Y amor al hermano, como es natural.

 

Segundo, prácticas cada vez más auténticas y más evangélicas, con los más necesitados, con el próximo,  sin necesidad de acudir a ningún ismo de moda y menos para dejarse abducir por él. Es lo que ha hecho la progresía andante, y las teologías de la liberación de tanto encarnarse ha terminado por asimilar sus barbaridades, su ausencia de valores y sus defectos. ¿Qué han sacado en claro? Pues que ahora son más burros que antes, se les queda cara de sinvergüenzas, han abandonado la oración, ya dudan de todo y los burros a sus rebuznos y lo de cristiano les suena a chino, entre otras cosas porque estos tienen reparo de hablarles de Dios y de la otra vida. De tanto relativizar ya no saben dónde tienen la mano derecha.

 

Tercero, aglutinados en torno a la Iglesia de Jesús, no junto a los enemigos de Jesús que sólo quieren destruir todo lo que huela a Iglesia. No criticando a los dirigentes para congraciarse con los  cuentacuentos. No trabajando para crear una iglesia de base enfrentada a los dirigentes de la Iglesia. Una iglesia de puros (ellos) frente a una Iglesia que ha traicionado el mensaje de Jesús. Siempre va a hablar quien más tiene por qué callar.

 

En vez de presentar una alternativa de regeneración han presentado una alternativa de pandereta donde da igual esto que aquello y donde  se producen situaciones como la del curita progre que proponía a un grupo de casados, la conveniencia de que le fueran prestando sus mujeres en los ratos libres para que él disfrutara del sexo (querido por Dios)  sin la carga de tener mujer fija porque él tenía que estar dedicado al servicio de la liberación. Esto es tal como lo cuento y lo proponía en serio. Empiezan porque el sexo es una minucia, de ahí a que el aborto también sea una minucia, los sacramentos, cuentecitos para adormecer chiquillos, la oración un ejercicio de relax, etc., porque todo está en función de la liberación del mundo de los explotadores para que los proletarios tomen el poder, y demás mitos. Mendacidades sin fronteras. Dejan reducida la Iglesia a una ONG con sus miembros ligeros de cascos.

 

Y de tanto querer ser los campeones del colegio se han dado a los esperpentos más disparatados, como la mascarada de procesión con travestis y defensoras del aborto que aparecía en la prensa estos días; en vez de defender derechos de las personas y que no haya discriminaciones, defienden extravagantes cantos a la tontería que se lleva: llaman matrimonio a lo que no lo es, se dan al orgullo de las disfunciones y defienden la aberración de que una madre tiene derecho a asesinar a su hijo. Con un par.

 

Hasta en el nombre se equivocan: llaman progresismo a lo que es vuelta a la caverna. Y, en el mejor de los casos, quienes defienden tamañas bobadas son niñatos que se han quedado con los deditos metidos en los enchufes. No saben que los experimentos, con gaseosa.

 

Miguel González

 

Sigue

Etiquetado en Aportaciones

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
P


Hacen el ridículo por querer parecer más papistas que el papa. Están pasados de rosca. 



Responder
C


Están bien definidos como de opereta. No tenemos términos medios y nos vmos a los extremos. Hace tiempo participé en un grupo que se autodenominaba progresista. No tenían límite alguno y lo que
terminó de echarme para atras es que también estaban de acuerdo con el aborto. Primero dudé pero  pronto me di cuenta de que aquello no podía ser normal.


 


Saludos y adelante. Estos grupos son pocos pero arman mucho ruido. Es necesario escuchar otras voces y ponerlos en su sitio.



Responder
M


Y hablando de esperpentos empieza el congreso de teología de la sopa de letras de grupúsculos en los cuales hay 2-3 participantes que a su vez se multiplican en otros grupúsculos. Parecen muchos
pero son los cuatro gatos de siempre.



Responder