La abundancia del corazón. Atrio.org LXXXII

Publicado en por Miguel González

Linchamiento.jpg

 

El teólogo ateo de cabecera de Atrio.org prosigue con su política de marcar a las víctimas para luego asestarles el golpe de gracia. De decretar qué cosas se pueden y qué cosas no se pueden hacer o pensar para estar con propiedad en el foro aprendiz de brujo. Con el beneplácito de la administración porque ese es el camino que le gusta.

 

Hoy el sujeto habla de hogueras, las mismas que él atiza para que ardan quienes no piensan según sus criterios.  Haber ostentado un carguillo de un partido residual de la izquierda y manifestarse ateo son los galones más preciados en el foro donde se practica de forma habitual y sistemática el linchamiento de los que no piensan en clave sectaria,  revanchista y anticlerical.

 

Hoy le toca a María, antes a Miguel y a tantos otros que de pronto desaparecen y nadie les echa en falta. Han sido ninguneado por la administración. Se les impide la entrada, se bloquean sus comentarios y no se les da ni la más mínima posibilidad de defenderse de los ataques despiadados y miserables. Y nadie dice nada. Empezando por los más ancianitos adolescentes hasta el último mono callan como muertos.


Desde la administración se marca la conducta a seguir tras cada linchamiento: no nombrarles, no hacer referencia a ningún blog o foro desde donde puedan escribir quienes fueron censurados de manera cobarde. El silencio cómplice es todo un síntoma de la enfermedad ética de quienes no respetan la libertad de opinión (como Atrio.org) porque sólo aceptan el totalitarismo de los modelos fracasados que siguen.

 

Y luego dicen representar “otra forma de hacer” y promover valores progresistas. Podridos hasta la médula. Cuentacuentos sin fronteras.

 

Miguel González

 

Sigue

Etiquetado en Aportaciones

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
A


Forman parte de una estretegia bien estudiada y no pierden el tiempo. Con insultar, despreciar, linchar y atacar a la Iglesia tienen bastante.



Responder
L


Está claro que son peor que una secta: no admiten a nadie que no sea de su cuerda y no solo no lo admiten sino que lo apedrean. Menudo ejemplo para unos que no paran de criticar a todo el mundo.
Estos tuvieron su momento de gloria. Ahora están en la decrepitud. R.I.P 



Responder
O


Entré un par de veces en ese foro, mayormente para reírme de la panda de feministas radicales y peloteros sin fronteras. Además de asesinos de niños, claro.



Responder