La alternativa kafkiana. Atrio.org XXXV

Publicado en por Miguel González

esperpento.jpg

 

Los botarates (pero no perdiendo), mantienen que una organización debe estar dirigida por sus críticos.  En cualquier grupo humano se considera normal que sean sus dirigentes quienes marquen el rumbo.  Sin embargo,  cuando se habla de la Iglesia resulta que la legitimidad la tienen quienes están todo el día lapidando a los dirigentes. Criticar es gratis, pim, pam, pum y a otra cosa. Esperpéntico. Parece que ahora los doctores están entre los que lanzan piedras y no entre quienes caminan bajo los soportales.

 

Llevo años navegando por las procelosas aguas de Internet y observo que algunos continúan bajo el signo de la ignorancia sobre lo que en realidad es la red de redes. A un foro no se llega para torcer la voluntad ni las opiniones de los demás sino para contrastar ideas que en la medida en que son encontradas enriquecen el debate. Otra cosa es el apoyo mutuo de damnificados de esta o aquella estructura de poder, concebida como paño de lágrimas. Estructura de poder es todo: donde dos o más se reúnan… también allí habrá una estructura de poder.

 

 

Lo que sí se puede hacer sin margen de error es negar la premisa mayor que sostienen quienes descalifican a la jerarquía de la Iglesia e incluso desacreditan su historia misma. Para plantear una alternativa, primero hay que tenerla. Y una alternativa no son sólo cuatro frases sacadas de contexto por muy sagradas que estas sean o, peor aún, introducidas con calzador en un contexto del país de las maravillas o de las fantasías animadas de ayer y de hoy. Cuando A critica a B por haber traicionado el espíritu original, A tiene que plantear una alternativa que supere a B y no sea un simple centón, ley del péndulo mediante. ¿Por qué se ha de partir de la base de que la Iglesiaha practicado siempre lo contrario de lo que debía hacer? Afirmación gratuita. Cada circunstancia tiene su afán. Incluso un buen análisis no garantiza un buen remedio.

 

Porque ciertos rebeldes sin causa se apuntan al deporte de comparar cualquier circunstancia con la del mismo Jesús. No basta con criticar lo que la Iglesia ha hecho a lo largo y ancho del espacio tiempo. A toro pasado todo el mundo es doctor. Ni basta ni ayuda el esquema que manejan algunos que habla de poderosos y débiles. La estratagema les sirve para masajear, falacia mediante, las meninges de sus prójimos con el objeto de ablandarlas. El cuadro que se dibuja a raíz de todo esto lo expondré mañana en otra entrada ad hoc.

 

Miguel González

 

Sigue

Etiquetado en Aportaciones

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
M


Pero eso es cuando se quiere buscar la verdad, cuando lo que se hace es propaganda para pretender llevar a la gente a una determinada visión ideológica entonces todo el que pueda dar luz, estorba


Saludos y buen finde



Responder