Hacer las Américas. Atrio.org LXXVI

Publicado en por Miguel González

FernandoLugo-copia-1.jpg             lugo-y-sus-tropelias.jpg

 

Juanjito Tamayo se ha ido a hacer las Américas y ahora amenaza con la crónica de sus aventuras por entregas. Ha estado en un sarao entre feministas y feministos, indígenas e indígenos, campesinas y campesinos, afrodescendientes y afrodescendientas, ecologistas y ecologistos, pacifistas y pacifistos, trabajadores y trabajadoras, intelectuales e intelectualas, educadores y educadoras, cantautores y cantautoras, estudiantes y estudiantas. El bananerismo intelectual de estos pollos sin cabeza no tiene límites.

 

Sí, ha estado en Paraguay ¡qué guay! en un foro de las Américas donde han denunciado los eco-cidios, bio-cidios, teo-cidios, fenimi-cidios, afro-cidios, indigeni-cidios, campesino-cidios, según dice el sujeto. Se le ha olvidado citar los idioti-cidios. Y aquí no ha especificado sus correspondientes cidias, para practicar la igualdad.

 

Allí estaba la flor y nata de la progresía andante y no podía faltar, por tratarse además del país anfitrión, del otrora Obispo que colgó los hábitos para presidir el país, el señor Lugo. Al que, por cierto, a Tamayo se le traspapeló la reseña en su crónica de las múltiples acusaciones que pesan sobre la cabeza de este sujeto al que por lo visto, hay que echarle de comer aparte. Todo un icono de la teología de la liberación al que parece que se le amontonan oscuros asuntos de todo signo y pelaje. Menos de quedarse “encinto”, le acusan de todo.

 

Pues bien, Tamayo hace mutis sobre las andanzas de una de las “criaturas” de la teología de la liberación, porque se trata de un hombre de izquierdas y por lo tanto está más que justificado que vaya de ceca en meca y de zoca en colodra, en palabras que Cervantes hace decir a Sancho el bueno. De estos asuntos debatí en el foro donde se practica el linchamiento y estaban todos muy fuertes con eso de que había que denunciar todo abuso de inmediato. ¿Por qué no pensarán lo mismo en este caso?

 

A la Iglesia hay que apedrearla e insultarla todos los días y de eso entienden mucho en atrio.org, pero a los escasitos representantes de la teología de la deconstrucción que van quedando, los de vuelta y vuelta y cuarto y mitad, de esos no hay que extender ni una sombra de sospecha. De manera que nada de citar las acusaciones de violación ni de paternidad ni otras cosas peores. Todo eso, pelillos a la mar que la iglesia de base (y poca altura) no le alcanza porque están en otro nivel. Todo esto debe ser una campaña burda del neoliberalismo del imperio.

 

¿Cómo va a acordarse Tamayo de esas minucias si estaban tan ocupados con eco-cidios, bio-cidios, teo-cidios, fenimi-cidios, y demás idiotismos?

 

Miguel González

 

Sigue

Etiquetado en Aportaciones

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
M


Pero qué jeta tiene el sujeto este. Ha cometido todos los atropellos y ahora da el salto a la política para seguir mangoneando. ¿De este sujeto no dicen nada sobre abusos con menores y engaño a
mujeres? ¿Nada que decir por parte de las feministas radicales? Parece que eso les gusta si se trata de hombres de izquierdas. Teología de la liberación, otro cuento de los progres para medrar y
abusar.



Responder
L


Tienen una buena representación de la teología esa. Curioso que en este caso se callen, sí. Cómo se les ve el plumero.



Responder
A


O sea que ahí se callan como ----- en cuaresma. No está mal. Una prueba más de que no son limpios.



Responder