Feminismo, la otra cara del machismo. Atrio XII

Publicado en por Miguel González

feminismo.jpg

 

En Atrio es sospechoso pensar. Hay que ir con pies de plomo. Como se trata de territorio comanche, para no tener problemas, lo que aconseja la experiencia es seguir la corriente al personal, de otro modo te expones a ser señalado como enfermo mental o ser tratado de otras maneras insultantes todas sin compasión, propias de gente tan humilde que cree que tienen razón “quia nóminor leo”; la progresía andante, naturaliter. A los hechos me remito, no hablo a humo de pajas. Lo que pasa es que uno peina canas y no se deja avasallar por ningún grupo totalitario.

 

Por lo tanto, para poder debatir en Atrio hay que desterrar el sentido común y calzarse las anteojeras progres. Por ejemplo no se puede decir que en España han nacido ya asociaciones de defensa de los derechos de los hombres porque el feminismo radical ha conseguido que sean tratados injustamente en los conflictos de pareja, juicio mediante, merced a unas leyes nacidas para halagar al lobby feroz. El feminismo radical es la otra cara del machismo, es decir, tarí marí, aunque vistan de seda a la mona. ¿Conocen a algún abogado que pudiendo utilizar una ventaja procesal en su favor (a favor de su cliente y en el suyo propio porque un triunfo del cliente es un triunfo del letrado o letrada) no la use? No hacen falta más preguntas. Es más que suficiente para constatar que cualquier ley que favorezca a una parte en un contencioso entre dos, deja a la otra parte indefensa y por lo tanto estamos hablando de un atropello, de una injusticia. Eso es lo que promueve el feminismo radical, el atropello y la injusticia. Con todas las bendiciones pero atropello. Pues eso ocurre con muchos juicios donde ciertas pruebas son amañadas por letradas (y letrados) feministas que hacen el paripé y consiguen arrancar a la contraparte masculina una buena tajada con gran alborozo de las cómplices del desaguisado.

 

Pues bien, estas cosas que son verdad no se pueden decir en un foro como Atrio, un espacio tan proclive a criticar todo supuesto atropello, tanto como la falta de democracia y la injusticia en general si lo perpetran otros; si los protagonistas del atropello son sus amiguetes entonces está más que justificado, porque en Atrio están a favor de los lobbys y no se cuestionan siquiera la justicia o injusticia, la verdad o la mentira sino que fluyen en la misma corriente entre aguas putrefactas pero aguas amigas...

 

Miguel González

 

Sigue

Etiquetado en Aportaciones

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
M


El feminismo le ha hecho mucho daño a las mujeres. Provoca reacción en contra ver a esas feministas exaltadas, con gesto cabreado criticar el pasado el presente y el futuro. Les va a dar algo. La
historia se hace poco a poco. No cambian las cosas por la acción disparatada de cuatro nerviosas.


Saludos 



Responder