El lobby os hará libres. Atrio.org XXXVII

Publicado en por Miguel González

esperpento-2.jpg

 

Hay unos exégetas listillos que mantienen que si Jesús, en vez de haber venido a la tierra hace más de 20 siglos, anduviera ahora por nuestras calles y plazas, más concretamente por los vericuetos y senderos españoles,  ya no repetiría aquello de “la verdad os hará libres”, sino que cambiaría el mensaje por este otro: el consenso os hará libres. Sí, el apaño, la complicidad apiñada de un número suficiente para imponer una idea: una suerte de lobby feroz, que es lo que "mola" ahora. En esas barbaridades están algunos teólogos "laicos".  

 

 

Sorprende comprobar cómo los ancianos adolescentes han asimilado hasta hacerla suya la ideología de la manipulación, de la tensión, de la agitación y propaganda, en definitiva. Dios los cría y ellos se juntan.  Pero sorprende todavía más que pretendan que eso que practican tiene algo que ver con las simplezas del pensamiento Alicia que verbalizan a tiempo y a destiempo y que identifican de forma simplona con el Evangelio; y es chocante que esperen que alguien les tome en serio. Ayer, sin ir más lejos, celebraron una “manifa” en Bilbao, de esas aparentemente de adhesión a una causa, o cuando veas las barbas de tu vecino...,  a la que asistieron cuatro gatos y alguna gata, con ánimo de alborotar porque lo suyo es el desafine en lo tocante a la institución.

 

Pues eso, que ya no se busca la verdad de las cosas sino que es la algarada callejera quien tiene la razón; ya lo dijo el maestro Antonio Machado, en España de cada diez españoles, uno piensa y nueve embisten. Que en Atrio.org embisten, a las pruebas me remito.  De tal modo es así que ese foro podría denominarse sin error, la embestida nacional.

 

No tardando mucho,  el sol dejará de salir por el este y de ponerse por el oeste con tal de que un grupo de desarrapados intelectuales se lo proponga. La homosexualidad, para estos sofistas, no es lo que digan los expertos (con timidez, de forma velada, porque no están los tiempos como para suicidarse ante la marrullería intelectual imperante) sino lo que han decidido en comandita unos que se dedican al tráfico de votos al por mayor y al menudeo: tú me apoyas a mi y yo te invento una realidad a tu medida. En otros barrios se ponen en marcha leyes de desigualdad para satisfacer a otro lobby, el del feminismo radical. Y qué decir del tráfico de la muerte según el cual un gobierno se sienta a la mesa con un grupo terrorista para negociar objetivos políticos. Todo muy instructivo. Y por eso, los grupos que se hacen llamar cristianos "de base" (mucha base y poca altura)  apoyan semejantes mendacidades.

 

Según toda esta flojita ideología imperante, lo que importa no es la realidad sino el chanchullo; a la verdad se la puede soslayar mediante la mentira, hábilmente tratada, y lo importante no es la rosa, como decía la canción,  sino la agitación y propaganda a la mayor gloria del esperpento.

 

Ya lo decía el maestro Flaubertel conocimiento avanza, pero la necedad también. Guías ciegos que van tras el poder haciendo ascos al poder.

 

Miguel González

 

Sigue

Etiquetado en Aportaciones

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
R


Pensamiento Alicia. Es penosa la situación política que vivimos y es revelador que toda esta gente que usted critica sea cómplice de uno cuyo mérito mayor es la risa boba.



Responder