Ahorcarse con su misma cuerda. Atrio.org LXXXIII

Publicado en por Miguel González

rebelde-sin-causa.JPG

De tanto marear la perdiz, de tanto flirtear con el relativismo extremo terminan por ser deglutidos por los engranajes de la maquinaria que pusieron en marcha. Se ahorcan con su misma cuerda. Van perdidos y quieren vivir otras experiencias. Largo me lo fiáis.

 

Hoy es el cura Arregui quien se va de la Iglesia con la música a otra parte. Está como chiquillo con zapatos nuevos. Afirma el sujeto: “ya no es nada esencial lo de ser clérigo, laico o religioso; ahora hay que vivir en otros parámetros”. El porompompero. Viva Cartagena. Tanto va el cantaro a la fuente…

 

No se puede estar en misa y repicando; en una institución y despotricando de la A a la Z todo el día sobre la institución. Ni utilizando a la institución para otros fines. Venga, a buscarte las habichuelas por ahí y ya verás qué pronto se te acaba el cuento. No todos van a tener la misma suerte; no todos los días se pueden crear cátedras de teología atea ad hoc como le ha ocurrido a otros con mejor suerte. Luego tienen que pagar el peaje, todo el día pim, pam, pum,  de televisión en radio y de blog en periódico para repetir las consignas de la voz de su amo.

 

Es importante que todos estos ancianos adolescentes, saltimbanquis sin fronteras abandonen el barco, en primer lugar como las ratas,  y que dejen de jugar al escondite y hacer juegos malabares con los evangelios.

 

¡Aire!

 

Miguel González

 

Sigue


P.D. Por cierto, parece que la progresía andante ya no habla de Panikkar desde que se han enterado de que antes de morir renegó de sus escritos contrarios a la ortodoxia, pidió perdón y el regreso al redil.

Etiquetado en Aportaciones

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
A


A Arregui ya le están dando bien hasta en el carné de identidad. No puede decir primero que va a guardar silencio y luego salir por peteneras. La fama le llama. 



Responder
O


Está bien que se vayan quienes no estén en sintonía con la Iglesia. ¿Qué pintan todos esos que se pasan el día criticando a los "jefes" y a las prácticas? Estorban, están de más, no sirven para
la organización y no están de acuerdo: aire.



Responder